Hace unos años, un virus comenzó a recorrer las calles de una ciudad peculiar, perdida en el mundo, llamada Ciudad Gris. Una urbanización de tamaño moderado, familias típicas, días típicos (aunque muy lluviosos). ¿Quién iba a pensar que una epidemia iba a saltar y convertir a las personas infectadas en muertos vivientes? Las poblaciones cercanas a Ciudad Gris han sido evacuadas y, las que no, tienen las mejores defensas que uno puede imaginar. Hay agentes, hay cazadores, hay científicos, hay mutantes, hay bestias... e incluso hay fantasmas. El Gobierno ha comenzado a actuar. ¿Su próxima acción? Matar a todos los mutantes y evitar que el virus se convierta en lo que muchos temen; el fin de la humanidad.


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 32 el Vie Ene 27, 2012 9:38 pm.


Últimos temas
» Directorio Looking For You
Vie Feb 07, 2014 8:30 pm por Invitado

» Aerandir, el mundo desconocido. l Afiliación normal l
Lun Oct 22, 2012 7:34 pm por Invitado

» RPG Our Solemn Hour · Afiliación Normal
Jue Oct 11, 2012 7:23 am por Invitado

» It seems so fragile {Tumblr de promoción. ¡Únete!}
Lun Oct 01, 2012 2:39 pm por Invitado

» Bludger Back Beat//Afiliación Normal
Dom Sep 23, 2012 2:00 pm por Invitado

» Norwich (Recien abierto) {NORMAL}
Jue Sep 20, 2012 8:59 pm por Invitado

» Tom Buckley
Dom Sep 16, 2012 12:34 pm por Tom Buckley

» La pluma mágica del escritor (Nuevo) (Normal)
Sáb Sep 15, 2012 2:18 pm por Invitado

» Sally Owen
Sáb Sep 15, 2012 1:10 pm por Sally Owen

» Damn Destiny [Élite]
Lun Sep 10, 2012 4:16 pm por Invitado

» EL SECRETO DE LA ROSA (NUEVO) | EPOCA VICTORIANA | NORMAL*
Vie Sep 07, 2012 12:01 pm por Invitado

» Poner en adopción {&info}.
Dom Sep 02, 2012 2:08 am por Catalina Atienza

» Jared Draconis. { »Incompleta }.
Sáb Sep 01, 2012 1:27 am por Jared Draconis

» Stavanger Asylum RPG {Normal}
Vie Ago 31, 2012 5:15 am por Invitado

» Chaotic Destiny. Normal.
Jue Ago 30, 2012 4:32 pm por Invitado





# Dafnée Néhémie Frêne ~

Ir abajo

# Dafnée Néhémie Frêne ~

Mensaje por Dafnée N. Frêne el Vie Feb 10, 2012 12:13 am


Dafnée {Néhémie} Frêne.

« —¿FUMAS? —SÍ, DE VEZ EN CUANDO, POR SI ME MATA. »

●● LO BÁSICO SOBRE DAFNÉE →
NOMBRE:
– Dafnée Néhémie
APELLIDO:
– Frêne Desmarais
APODOS:
– Née, Néhmy.
EDAD:
– Veinte amargos otoños.
RANGO:
– Vengadora.
PODER:
– Hidroquinesis.
Descripción del poder: Habilidad para controlar, generar o absorber agua valiéndose de los elementos que la rodean. Puede aprovechar la lluvia, un simple vaso de agua, e incluso el sudor de sus pequeñas y finas manos. Pero aunque su don no es demasiado fuerte. no llega a controlar el agua al cien por cien es capaz de congelar algunas gotas de agua para poder utilizarlas como defensa al lanzarlas o incluso generar una fina capa de agua sobre su enemigo con el fin de ahogarlo.
Reacciones: Muestra una ligera euforia acompañada por un sentimiento de superioridad. Es feliz controlando el agua, moldeándola a su antojo, tanto para defenderse como por simple aburrimiento.
Debilidades: Todo ésto genera en ella un gran agotamiento. Además de una pequeña sensación de ahogo, por lo que no puede utilizarlo durante un largo periodo de tiempo. Como mucho unos 20-30 minutos. Detalles que la desconcentran en varias ocasiones, dejándola bastante indefensa.

LOCURA:
– Sufre un pequeño déficit de atención. Puede estar hablándote sobre el tiempo que hace y a los cinco minutos saltarte con el sentido de la vida tras la muerte. Además de una cierta bipolaridad, un día puede adorarte al máximo y al siguiente puede querer matarte con sus propias manos.
Todo ello causado, en gran medida, por la ligera esquizofrenia que sufre. Una pequeña niña de ojos azules, a la que únicamente ella puede ver y oír, la acompaña a todos lados.

HABILIDAD:
– Gran capacidad de análisis.
ESTADO CIVIL:
– Alma libre.
SEXUALIDAD:
– Heterosexual.


●● TODOS TENEMOS UNA DE ÉSTAS→
NACIONALIDAD:
– Francesa.
LUGAR DE RESIDENCIA ACTUAL:
– Ciudad Gris.
CLASE SOCIAL:
– Media, tirando a baja.
FAMILIA:
– Sophie Desmarais – Madre. – ,¿Asesinada? a los 37 años.
– Charles Frêne – Padre, desgraciadamente. – Suicidio a los 41 años.
– Marguerite Frêne – Hermana pequeña – Asesinada por Dafnée a los 14 años.

HISTORIA:
- Mentiría si os dijese que la vida de la pequeña Dafnée estuvo repleta de buenos momentos y/o recuerdos felices. Creo que de eso conserva bastante poco. Todo le hubiese resultado mucho más sencillo si la vida se dedicase a presentar ante sus ojos un camino repleto de rosas, sin piedras enormes de por medio, casi imposibles tanto de saltar como de rodear, y sin tantos altibajos en su recorrido. Pero no, nada en la vida de la muchacha fue así.

Francia. Otoño. Las hojas comienzan a caer y unos grandes ojos claros se abren por primera vez. Dafnée nació como fruto del amor entre sus padres. O eso quiso creer. Una vida digna de envidiar. Con un futuro prometedor. Todos los mimos que desease. Pero nadie sabía realmente lo que se ocultaba bajo el techo de la familia Frêne.
Creció y fue educada bajo la atenta mirada de un padre médico y una madre profesora de música que la adoraban. Gozaba del lujo de haber nacido en una familia de clase media tirando a alta, con todo tipo de lujos y el suficiente dinero como para ser el tipo perfecto de niña mimada. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.
Creció y vivió bajo el mismo techo que un padre que cambiaba radicalmente cuando cruzaba el umbral de la puerta de casa. Cada vez que aquel monstruo aparecía su madre comenzaba a temblar, guardaba cualquier libro que pudiese estar leyendo o apagaba la música en ocasiones ponía para dar a la casa un ambiente de tranquilidad. El caso es que, cada vez que aquel hombre llegaba a casa, hasta las paredes guardaban silencio y pasaban miedo.
Charles pasaba horas y horas apoyado sobre la barra de cualquier suburbio bebiendo lo primero que le sirviesen. Hecho que lo volvía muchísimo más violento.

Gritos y golpes contra la pared. Al principio tan sólo era eso. Gritos y golpes acompañados por pequeñas marcas en el rostro de su madre al día siguiente. Aquel rostro que jamás soltó una sola lágrima delante de su hija.
“Un padre que te pega y te mete mano estando borracho, no es un padre” le decía Dafnée a su madre cada vez que la tranquilidad volvía a la casa cuando él no estaba. Pero ella siempre le defendía, alegando que era cuestión de tiempo que dejase la bebida y se dedicase a adorar a su hija mayor y a la pequeña Marguerite que acababa de nacer.
Pero los días, las semanas, los meses y los años pasaban, y la situación no mejoraba en absoluto. Todo lo contrario. Dafnée creció odiando a su padre. Un padre que un día no veían, al día siguiente era infinitamente agresivo y a los dos días prometía no volver a beber más. Tonterías, jamás lo dejaba.
Los gritos y los golpes habían ido en aumento durante los últimos años. Golpes y palizas delante de las pequeñas sin importar cualquier súplica. Abuso hacia sus propias hijas cuando no había tenido suficiente con su madre. “Qué bonitas se están poniendo mis pequeñas”, decía mientras sus manos recorrían sus cuerpos.
Quince años. Sophie ya no es la misma y Dafnée lo sabe. Lo vio en sus ojos. Lo vio en las lágrimas escondidas, en los abrazos que ya no les daba a sus hijas. Se encerraba en su cuarto y no salía salvo para comer y cenar. Y así hasta el fin de sus días. Cuando el teléfono sonó aquella noche, Dafnée sabía que su adorada madre no volvería a casa. Y así fue. Suicidio, asesinato. Varias eran las hipótesis que barajaba la policía. Unos decían que la pobre mujer no aguantaba más su vida y todo el sufrimiento con el que tenía que convivir, por lo que había decidido acabar con su miserable vida. Los golpes por todo el cuerpo podían indicar asesinato, pero nadie se atrevió a acusar a su marido aún sabiendo que la maltrataba día sí y día también. Así pues, la idea que finalmente se sostuvo fue que la podre mujer había sufrido el fatal ataque por parte de un animal hambriento que la dejó sin una sola gota de sangre en el cuerpo.

Sophie dejó a sus dos pequeñas atrapadas en un infierno del que creían no poder salir. Gritos, golpes, abusos sexuales, aquello era el día a día.
Afortunadamente, cuando la pequeña Dafnée tenía diecisiete años, todo aquel infierno terminó. La familia Frêne se había arruinado a causa de las deudas que el padre de familia acumulaba a causa de su vicio y, un buen día, decidió quitarse la vida. Ninguna de las dos pequeñas lloró por aquella muerte. La falta de una figura paterna había causado en ambas niñas una frialdad inexplicable ante el resto del mundo, menos hacia su madre.
Dafnée vivió a partir de aquel día por y para su hermana. Trabajó en la calle, consiguiendo amistades que la llevaron por el mal camino. Drogas, sexo, dinero y violencia era ahora lo cotidiano en su día a día. Conoció todo lo que había odiado toda su vida por culpa de su padre. Y le gustó. Aprendió a ser fría y calculadora; no le quedaba otra si quería sobrevivir.

Era invierno en la antigua Francia. Pero a pesar de estar a una temperatura bajo cero, Dafnée sentía la necesidad de estar en la calle. Treinta y nueve grados de fiebre no era nada, un simple virus, y las ganas de pasar por casa eran completamente nulas. Se detuvo en medio de una calle completamente vacía, se encendió un cigarro y dejó que el humo repleto de nicotina le inundase los pulmones. Le relajaba. Otra vez aquella odiosa tos. Y, entonces, dolor. Gritos. Voces que le hablan. Y un dolor mucho más intenso. La sien le ardía y no podía hacer otra cosa que gritar. Gritaba para desahogarse, para que alguien la ayudase. Sentía que iba a volverse loca. Nada. Silencio.
El cuerpo inerte de la muchacha cayó al suelo como las primeras hojas que comienzan a caer en Otoño. Sobre la nieve que enfriaba muchísimo más su cuerpo. Se le cortaba la respiración. Ya no podía gritar. Y entonces apareció; una pequeña niña de ojos azules la observaba al final de la calle. Tatareaba una canción de cuna que podía oír perfectamente a pesar de encontrarse a más de quince metros de distancia de la niña. Le susurraba que la acompañase, que había llegado la hora. Dafnée no podía hablar. Cerró los ojos. Tres alientos. Dos. Uno. Cero.

Al abrir los ojos de nuevo sólo podía ver oscuridad. No entendía nada, pero la imagen de aquellos ojos azules no salía de su mente. Tenía hambre, demasiada. Una caja, estaba dentro de una caja. Pateó con ganas. Chilló. Arañó la tapa. Se ahogaba. Comenzó a sudar; un sudor frío le recorría todo el cuerpo. Un sudor que, en contacto con su piel se helaba. Su cuerpo empezó a estar cubierto de pequeñas gotas de hielo. Y entonces, estalló; gritó con tanta fuerza que se sorprendió a sí misma mientras, sin saber cómo, el agua fluía a su alrededor con una fuerza sobrenatural, ejerciendo una gran presión sobre la tapa de aquella caja rectangular en la que se encontraba. Cayó al suelo sobre unas baldosas frías que le helaban la mejilla. Una sala oscura repleta de cuerpos inertes. La morgue. Entonces lo comprendió; había fallecido y, por alguna razón que ahora mismo se encontraba fuera de su alcance.. Aún continuaba en el mundo. Respiraba, caminaba, sentía. Y corrió. Corrió como nunca antes había corrido en su vida. Volvió a casa, su casa. Dónde la pequeña Marguerite de catorce años dormía, pero también donde Dafnée podía percibir otra presencia. Los pequeños ojos azules volvieron a aparecer. –¿Tienes hambre? – Le preguntó. –Es hora de cenar, Née. –

Dafnée hizo caso omiso y se acercó a su hermana, le acarició la mejilla. Y sucedió. Pudo sentir en las yemas de sus dedos el calor de la sangre de su querida hermana. Pudo olerla. La saboreó. El dolor de cabeza volvió a aparecer, y una laguna mental es lo que queda de los momentos posteriores. Tan sólo recuerda gritos, el sabor de la sangre en su boca, y el cuerpo inerte de su hermana sobre la cama. ¿Qué había hecho? No lo sabe. No se lo imagina.

A partir de aquella noche Dafnée luchó por conseguir respuestas a lo que había pasado. Con dieciocho años recién cumplidos había asesinado a su propia hermana. Lo único que le quedaba. Se odiaba, odiaba lo que era. Un monstruo. Descubrió que había muchos más como ella, y también los odió. Los deseó muertos, y a sí misma también. Y entonces, ciertos recuerdos volvieron a su mente; la muerte de su madre cuyas marcas en el cuerpo era imposible que las hubiese hecho un animal. El odio volvió a aumentar.
Se desplazó hacia Ciudad Gris, decidida a cambiar su suerte. Vivió en la oscuridad de la calle, sobreviviendo como pudo, tratando de perfeccionar su don en la medida que le fue posible, y jurando venganza y un odio profundo a lo que ahora era “su especie”.



●● LO QUE CUALQUIERA PUEDE VER →
COLOR DE PIEL:
– Una muñeca de porcelana, eso dice que parece. No hay más que ver el blanco color de su piel, un tono tan claro que parece hielo. Frío, como lo es ella por dentro. Una piel suave y aterciopelada, con un color de piel que parece muchísimo más claro en contraste con el tono tan oscuro de cabello que tiene.
RASGOS DESTACADOS:
– Mírala a la cara. ¿Qué ves? El rostro de una niña buena, frágil e inocente. O eso parece, pues no es más que una simple máscara, todo en Dafnée es así. Contradictorio quizás. Un simple reflejo de lo que fue en un pasado demasiado lejano. Un reflejo de algo que no es. Cómo si de polos opuestos se tratasen su físico y su personalidad, pero eso ya es otra historia.
No es nada expresiva, por lo que he de advertirte que si lo que buscas en su dulce rostro es una auténtica sonrisa deberás darte por vencido. Todo intento será en vano. Las veinticuatro horas del día sus finos labios permanecen serios en todo momento y como mucho podrán curvarse rara vez para mostrar una media sonrisa irónica y sarcástica. Y escondidos bajo estos finos labios, unos dientes perfectamente blancos. Tan blancos que nadie se atrevería a afirmar que se tratan de los dientes de una fumadora.
Su nariz, algo ancha y con un leve aspecto respingón se encuentra situada a unos pocos centímetros de unos grandes labios carnosos –más el inferior que el superior– que le proporcionan un aspecto aún más atractivo –si es posible–.

OJOS Y CABELLO:
– Unos ojos de un tono almendrado claro, normalmente ocultos bajo un flequillo recto, son lo que más atraen del rostro de Dafnée. No muy grandes, pero llamativos. Encajan a la perfección en su rostro, otorgándole una armonía digna de envidiar. Normalmente resaltados gracias a las líneas negras de lápiz de ojos que los resaltan.
Un largo cabello liso y fino, de un color tan negro como el carbón, se extiende a lo largo de toda su espalda justo hasta donde ésta pierde el nombre. Adornado además, con un flequilo recto que cubre su frente y, en ocasiones, casi la totalidad de sus claros ojos.

ALTURA Y COMPLEXIÓN:
– Unas curvas bonitas y algo pronunciadas adornan gran parte de su cuerpo. Perfectas y tentadoras. Sí, la envidia de cualquier modelo. Unas piernas largas y suaves, de un tono demasiado claro, le otorgan un metro sesenta de altura con el que ella se encuentra bastante contenta. Extremadamente delgada, de unos aproximadamente 46 kilos. Han llegado a decir de ella que padece un serio trastorno alimenticio, pero esa hipótesis tan sólo se mantiene hasta que la ven comer. Come muchísimo más de lo que podrías imaginarte pero su don la desgasta en exceso y requiere un alto nivel de energía, lo que provoca que todo lo que come se evapore de su cuerpo con demasiada facilidad.


●● ASÍ ES POR DENTRO→
GUSTOS Y ODIOS:
– El tabaco, el sexo y todo tipo de drogas son su perdición.
– De pequeña, y antes de convertirse, adoraba tocar el piano.
– Prefiere el invierno al verano.
– Adora el olor de los garajes.
– Detesta el vino, es una bebida que le produce arcadas.
– Demasiada luz le resulta molesta.
– Odia que le digan lo que tiene que hacer.
– Detesta, por encima de todo, en lo que se ha convertido. De ahí que quiera exterminar a todos los de su raza.

CURIOSIDADES Y MANÍAS:
– Se muerde el labio inferior cuando algo le gusta i/o excita.
– Juguetear con su colgante en forma de gota de agua cuando está nerviosa.
– Tiembla levemente ante situaciones en las que no se siente segura o cree que no tiene el control.
– Zurda.
– Completamente atea, a pesar de ser criada en un ambiente cristiano.

MIEDOS, FOBIAS O DESEOS:
– Mucho miedo al amor, al compromiso.
– Miedo a quedar indefensa ante cualquier ataque.
– Pánico a los perros.

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA:
¿Quién es esa chica? ¿Por qué es así? ¿Por qué actúa como si todo le diera igual? ¿Qué? ¿Cómo?

– Múltiples preguntas son las que se hace la gente cada vez que la ven aparecer por la esquina de la calle. Preguntas que se plantea la gente que ni siquiera se ha atrevido a conocerla. Lo que viene siendo gran parte del mundo, porque nadie la conoce a la perfección, y además, hay que añadir que la pequeña Née es una persona que no se deja conocer fácilmente.
Es un misterio. Un completo enigma, y quizás podría ahorrarme toda ésta explicación diciéndote que para entenderla necesitarías tener a mano un puto manual. Pero no, me tomaré mi tiempo y me dedicaré a describirte, lo más detalladamente posible, su forma de actuar ante el mundo que la rodea.
Silenciosa y distante. Siempre ha preferido observar desde lejos. Mantenerse a una cierta distancia de seguridad ante todo. Extraña, distinta. Una de esas personas que sin querer, llaman la atención y ¿Por qué? Porque no es como tú quieres que sea, como el mundo impone que debe ser. No, ella es como a le da la gana. Y le da igual si no te gusta.
Sencilla y complicada a la vez. Pregúntale si cree en el amor y te dirá que los hombres tan sólo meros juguetes de diversión, pequeños títeres que con las palabras adecuadas puedes manejar a tu antojo. ¿Qué si se enamora? Quizás. Puede. Quién sabe. Née cree que no tiene corazón desde que se convirtió, es una cabezota. Sin embargo, si algo así ocurriese, sería algo que el desafortunado nunca llegará a saber. Y sí, digo desafortunado debido a que a ningún hombre en su sano juicio le convendría tener a su lado a una mujer como ella. Es libre y quiere seguir siéndolo durante el resto de su miserable vida.
Ha conocido a infinidad de hombres, tantos que ha perdido la cuenta, y mucho más de los que han acabado en su casa, en la parte trasera de un coche o en cualquier callejón oscuro. Con ellos lo único que existe es el sexo, jamás nada que vaya más allá. Vamos, ¿Quién será capaz de querer y amar a una asquerosa vengadora drogadicta capaz de tirarse al primero que pase? Sí, ese es su escudo contra el amor.
Sin embargo, eso es sólo es con los hombres. ¿Con el resto? En una palabra; Discreta. A pesar de todo no le gusta llamar la atención, detesta que se fijen en ella, que la observen, que la analicen. De hecho, ahora mismo me odia por estar analizándola y contándoos como es. Se siente completamente desnuda ante una situación así. Indefensa.
No le pongas de mala leche y no intentará degollarte. Así de simple. Trátala bien y se pensará el pagarte con la misma moneda. Tranquila y pacífica, no se meterá en malos rollos a no ser que a un imbécil le dé por meterla en alguno. Eso sí, no dudará en atacarte en cuanto sea necesario, por encima de ti está ella. Por el contrario, será una dulce niña cuando se le presente la ocasión en que deba serlo. ¿Bipolar? No, tan sólo es instinto de supervivencia. Aún así, tratará de evitar por todos los medios posibles el relacionarse demasiado con alguien, tiene cierta fobia a crear lazos demasiado fuertes con alguien. Tata de controlar todas y cada una de sus emociones, no se permite mostrarlas a la ligera.
Orgullosa y leal con los que han tenido la fortuna de ganarse una pizca de su confianza. Cabe destacar que nada más conocerla desconfiará de ti hasta que demuestres lo contrario, detalle que provoca que pocos sean los que lleguen a tener cierta confianza. Aún así, jamás te traicionará si te tiene algo de aprecio. Calculadora, analiza minuciosamente todas las posibilidades antes de dar un paso, no desearía arrepentirse más adelante. “Hago lo que creo correcto y beneficioso para mí” ese es su lema. Y si luego resulta que se ha equivocado, ya tendrá tiempo para analizar en qué ha fallado. Para Née, lo importante es que lo que no te ayuda a ganar, te ayudará a perder.
Realista. ¿Obsesionarse con sueños imposibles? No, ni el pasado es recuperable ni el futuro ha llegado todavía. Entonces ¿Para qué descuidar el presente si es lo único que tenemos? Siempre tratará de aprovechar el presente, es el único que está en sus manos. El único que puede amoldar a si antojo y exprimirlo lo máximo posible.
¿Qué si es cruel? Quizás. Unos dicen que sí, otros dicen que simplemente es demasiado sincera. Fría. Comenta todo lo que pasa por su mente, no sin antes analizar cada una de las palabras que utilizará para decirlo. Digamos que es el modo que tiene de asegurarse de que tu cerebro entenderá a la perfección lo que quiere expresar. Perfeccionista. Aún así, le importa un pimiento la forma en que te lo dirá. ¿Te sienta mal? Te jodes, ella al menos ya te ha dicho lo que quería.
Sensible. Aunque cueste demasiado advertir ese detalle. Sí, bajo esa máscara de indiferencia hacia todo lo que la rodea, se esconde una chica dulce y sensible, atormentada por todo lo que ha vivido y el profundo odio que siente hacia sí misma. No permite que nadie saque a la luz éste dato sobre ella, por el simple hecho de que no cree que nadie pueda sentir un mínimo de cariño por ella. Jamás mostrará debilidad hacia nadie, puedes ser importante para ella y no saberlo. Te protegerá con uñas y dientes pero nunca te dirá que te quiere, es cuestión de principios. “Si no quieres que el mundo te destruya, no le permitas saber cuáles son tus debilidades”
"- Si yo fuese tú, tendría miedo.
- Y tú, ¿Tienes miedo..?
- No, pero si lo tuviese intentaría controlarlo."



●● DAFNÉE Y EL RESTO DEL MUNDO →
AMISTADES EN GENERAL:
– Muchas son las personas que pueden alardear de tener su amistad. Pero, en realidad, pocos son los que gozan de tener un mínimo de confianza con ella y/o a los que muestre un poco de respeto.
RELACIÓN CON SUFAMILIA:
– De ésta ya no queda nada. Todos muertos.
PERTENENCIAS IMPORTANTES:
– Un gato blanco de ojos azules. Mercurio le llama, aunque como de costumbre, no sabe si es real o si pertenece a su imaginación.
– Una balisong, más conocida como navaja mariposa con un mango en tonos rosados. Además, en el codo de la hoja se encuenta grabado el detalle de una mariposa.
– Un colgante con un pequeño botecito en forma de gota de agua donde, evidentemente, guarda una mínima cantidad de agua para poder utilizar su don en caso de ser necesario.

LO QUE PIENSO, LO QUE DIGO:
– El mundo es un puto infierno desde que aparecieron los mutantes. El ser humano no necesita más sufrimiento. Acabar con la nueva especie originada por el virus sería lo justo.


Última edición por Dafnée N. Frêne el Sáb Feb 11, 2012 4:46 am, editado 1 vez
avatar
Dafnée N. Frêne
Vengador
Vengador

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 09/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: # Dafnée Néhémie Frêne ~

Mensaje por Craziness el Vie Feb 10, 2012 4:30 pm


●●FICHA ACEPTADA.
El tema permanecerá abierto para permitir su edición. Avisar aquí mismo cada vez que se efectue algún cambio.
avatar
Craziness
Administrador
Administrador

Mensajes : 282
Fecha de inscripción : 19/01/2012

Ver perfil de usuario http://themadness.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.